¿Qué canción cantarían ustedes?

Escribo sobre canciones….y antes cantaba. Hay que retomar las cosas que nos hacen bien.

Entrada 9 de este blog : ¿Què volen aquesta gent? – Maria del Mar Bonet. Un pequeño homenaje.

Aficionada, cansada, pero feliz🤗. Canten siempre, el alma lo agradece. Si yo puedo, todos pueden! Canten hasta que se cansen😘😘

Les dejo estos humildes videos.

Insieme a te non ci sto più (entrada 13 de este blog)

La playa.

Video: https://youtu.be/aZmt2xR46FM

15. Hoy puede ser un gran día (Joan Manuel Serrat). Un remedio para el alma en forma de canción.

Si han leído algunas de las entradas anteriores de este humilde blog, se habrán dado cuenta de mi amor – respeto – admiración por el maravilloso catalán de Poble Sec.

Y cómo no quererlo, si tiene una canción justa para todos los momentos de la vida, por lo menos, para la mía así ha sido.

Y este tema es una especie de as bajo la manga para aquellos momentos en que todo nos supera, para cuando pensamos que no podemos seguir o que se nos hace muy pesada la carga: Sea como sea tu día a día ¡Estamos vivos! ; si tienes grandes dolores y penas ¡Siempre hay uno o varios espacios para disfrutar o agradecer!

¡Qué grande eres, mi querido Juanito!

Aprovecharlo o que pase de largo, depende en parte de ti, de mi , de todos nosotros.

Ya con la musiquita de inicio, lúdica y alegre, dan ganas de mover las manos o los pies. En estos tiempos , en los que se habla de términos como “decretar”, este tema es un pionero, una guía de ruta, la canción con la que muchísimos de nosotros deberíamos despertarnos. Es el pie derecho con el que tenemos que pararnos de la cama.

“No consientas que se esfume, asómate y consume la vida a granel”….cómo no va a ser importante comprender que abrir los ojos cada mañana , ya es un regalo inmenso.

Agradecer, disfrutar, levantarnos de la caída. Es nuestra decisión aceptar o rechazar la invitación.

La magia de descubrir lo que viene, sea lo que sea. El viaje de la vida sin dejar de sorprendernos.

Quizás el de hoy sea un día bueno, mediocre o malo. Pero al final de la jornada, haciendo el balance, nos damos cuenta que – en 24 horas- somos capaces de experimentar emociones tan vertiginosas como lo es una montaña rusa. Y en esos momentos de rutina interminable, somos capaces de tomarla en nuestras manos, decirle ¡Basta! Y mandarla a la mismísima punta del cerro (¡A la mismísima mierda!, como se diría en otras latitudes).

¡Qué todo cuanto te rodea lo han puesto para MI!

Si, con esto puede parecer que quien escribe estas líneas padece de una dosis de egocentrismo insoportable con el subtítulo de más arriba. ¡Pero que más puede soñar un cantautor que todas las personas que escuchan y sienten su canción piensen que esa canción está dedicada a ellas!

Y que más podemos esperar nosotros, quienes nos enfrentamos , ya sea por enésima o por primera vez a un tema, que sentir que nos están cantando o hablando a nosotros. Y sin duda Serrat en esta canción lo logra magistralmente , sin metáforas, directamente, diciéndonos en cada línea “te estoy cantando a ti”.

Tampoco nos dice que el camino es fácil, para nada, sino que hay que enfrentar cada momento con la sabiduría que queda tras cada alegría, cada tristeza: “Pelea por lo que quieres y no desesperes si algo no anda bien”, porque cada vez que nos enfrentamos a un desafío, un problema , a algo nuevo, tenemos dos opciones….que nos vaya bien o mal. Lo importante no es quedarse en el quizás, sino haberlo intentado, esa hermosa (y muchas veces agridulce) sensación de ser valientes, de saber que seremos más fuertes en la medida que el alma y la razón vivan en constante aprendizaje.

Y en eso, espero que podamos compartir todos el viaje, en querernos, valorarnos, respetarnos a nosotros mismos; y lo más importante: no miremos la vida desde la ventana, ¡Sentémonos al festín!

¡Gracias mi querido Joan Manuel Serrat por cantarme, por cantarnos!

¡Cómo no te voy a querer! ❤

Pd: esta entrada va dedicada con todo mi amor a todas esas personas mágicas que, en las circunstancias adversas de mi vida, me han apoyado, querido y me han permitido darme cuenta que nunca estoy sola. ¡Les quiero muchísimo!

Hoy puede ser un gran día (letra)

https://www.cancioneros.com/nc/1963/0/hoy-puede-ser-un-gran-dia-joan-manuel-serrat

Hoy puede ser un gran día (youtube)

Hoy puede ser un gran día (Spotify)

14. Reflections of my life (Marmalade)… (Campbell – Mc Aleese) Tristeza y esperanza en una canción

Muchas veces escuchamos una canción , y aunque no entendamos la letra, logra emocionarnos profundamente: Cuando era niña (hace unos cuántos años), en mi ciudad se escuchaba solo una emisora con música en inglés. Y en esos tiempos, con poca edad, mis conocimientos anglo eran bastante limitados.

En ese contexto, escuché por primera vez este tema, su melodía, sus armonías vocales , el virtuosismo en la guitarra, bajo y batería , formaban un todo perfecto. Un casi todo en realidad….porque cuando conocí su letra y su significado, todo fue más tristemente bello.

Un grito desesperado desde Glasgow

Marmalade fue una banda irlandesa muy popular desde mediados de los 60’s por su tierra natal. Quizás por estos lados del mundo , donde su música no es muy conocida, se les llamaría “One hit wonder band”, o banda de un solo éxito. Pero como seguidora de muchos de estos grupos, créanme que vale la pena dar un paseo por su discografía. Y fueron los primeros irlandeses en llegar al número 1 de Gran Bretaña.

Los inicios de estos muchachos están marcados, casi al igual que los de la mayoría de los músicos de su generación, por temas pop muy pegadizos y una que otra canción más romántica. Pero el contexto mundial que se vivía en el mundo en los finales de los años 60’s, los hizo evolucionar , creando una canción que va más allá de estrofas y coros: un verdadero himno de la tristeza, de la angustia, del dolor de la injusticia y de la impotencia de ver al mundo inmerso en una vorágine de dolor y guerra.

Así nació “Reflections of my life” (Reflexiones sobre mi vida), como una especie de grito de todos los oprimidos por la discriminación, por la guerra de Vietnam, por la desolación. De manera desgarradora, transmitía el estado de ánimo de millones de personas que no tenían voz, en medio de una trinchera, de una protesta o del dolor de la vida diaria.

Pero al final, a pesar de todo, nos deja un toque de esperanza, del instinto humano primario: sobrevivir.

Ese inmenso deseo de cambiar, para vencer la adversidad….aunque sea en vano.

Antes de saber la historia de esta canción, debo confesarles que, desde que la conozco, ha sido una gran compañera de vida. Quizás les parezca exagerado o absurdo, pero así lo es. Tantas decepciones, momentos difíciles, penas grandes, cuando recuerdo el ayer, el hoy y lo que quise ser, lo que siento al ver sufrir a los demás están representadas por cada letra de esta canción:

The changing of sunlight to moonlight , reflections of my life
Oh how they fill my eyes
The greetings of people in trouble
Reflections of my life
Oh how they fill my eyes

El cambio de la luz del sol a la luz de la luna
Reflexiones de mi vida
¡Oh, cómo se llenan mis ojos
Los saludos de gente en problemas
Reflexiones de mi vida
¡Oh, cómo se llenan mis ojos!”

Más allá de mis días de adolescencia , – cuando este tema me hacía pensar en dolores y problemas propios de la edad- la primera vez que sentí en carne propia esta canción, fue el 11 de marzo de 2004, el maldito 11 M, el día de los atentados en Madrid…..el día que cambió mi vida, porque ese era mi hogar, el lugar donde estaba forjando un proyecto de vida, y donde cientos de personas salieron muy temprano de sus casas a trabajar o a estudiar, sin saber que nunca más regresarían a sus hogares.

“Take me back to my own home/ Oh my crying, feel I’m dying
Take me back to my own home“.

Oh mi llanto
Siento que estoy muriendo
Llévame de vuelta a mi hogar“.

El dolor de tantos, de sus familias. Y en mucho menor medida el mío, que frente al horror y a la muerte, decidí no gritar, sino tomar la durísima decisión de regresar a mi país, a mi madre, a un lugar donde sentirme segura, lo que concreté meses después, no sin tener una tristeza inmensa, dejando personas muy importantes para mi.

El mundo es un mal lugar, un terrible lugar para vivir. ..Pero no quiero morir

Debería estar a estas alturas escribiendo sobre el maravilloso bajo de Graham Knight , la sutil batería de Alan Whitehead, las trompetas e instrumentos de viento que dan mayor solemnidad a la canción, a la perfecta armonización de voces (con ese tono y quejidos maravillosos de Dean Ford, quién falleció el 31 de diciembre de 2018 ) y el toque soul que transforma a esta canción en una pieza única, solemne, casi de Réquiem; pero el escribir nos da sorpresas, muchas veces catárticas, como este texto.

Con el paso de los años, los sentimientos primarios de esta canción siguen estando tan vigentes como cuando fue creada: guerra, miedo, desolación.

Pero hay dos conceptos que nos reafirman a quienes aun sentimos algo de esperanza en nuestros corazones ante tanta desazón: El primero, el cambio: Tras cada transformación, en cierta medida , morimos y surge un ser, una nación o una alianza nueva. Tal como dice la cantante italiana Caterina Caselli en “Insieme a te non ci stó piú) (el post anterior) “si muore un po per poter vivere” , “se muere un poco para poder vivir”.

Y la segunda idea importante y sin duda, la más prometedora de todas, es que, pesar de toda tribulaciones, no queremos morir. Aunque nuestros ojos estén llenos de lágrimas y se vea difícil todo lo que debamos enfrentar.

Los invito a escuchar esta canción, y a sentir y pensar en el balance de sus vidas. Es un ejercicio difícil y doloroso, pero vale la pena.

Reflections of my life (Letra en español e inglés).

https://www.musixmatch.com/es/letras/Marmalade/Reflections-of-My-Life/traduccion/espanol

En spotify: https://open.spotify.com/track/6aSLJNlqxbeRt1t0bkDYCf?si=5uhHs-i7SxyMl5kuKG8uWQ

Video youtube: https://youtu.be/1I7lwlzA5qg

Este es un pequeño homenaje a
Thomas McAleese (Dean Ford), vocalista de Marmalade 1946- 2018

13. Insieme a te non ci sto più. (Paolo Conte – Vito Pallavicini – Caterina Caselli), o como terminar una historia de amor de una forma difícil y a la vez irónica.

Cuando niña, escuchaba música en español o en inglés. De adolescente, se revirtió la situación, ganando la música anglo. Y de adulta, y especialmente desde el año 2002, mi lista de idiomas cantarines está encabezado por el italiano, español, inglés y catalán. Cómo la vida misma, la vida va cambiando.

La música italiana fue un verdadero descubrimiento para mi, aunque siempre estuvo presente en mi vida, gracias a mi mamá, que escuchaba y cantaba canciones de Mina, Nada , Patty Pravo; y por el lado de mi padre, que era fan de Nicola di Bari, Domenico Modugno y Luigi Tenco, entre otros.

Pero mi propio viaje musical por la música italiana, comenzó con una canción llamada Pienseri e Parole de Lucio Battiato. Y una canción lleva a otra , y un artista a otro. Quizás este amor por la música italiana sea por la belleza y poesía se sus letras, por la intensidad de sus intérpretes, por la musicalidad de sus melodías (ya sea música ligera, clásica, beat progresiva, pop).

Y la canción de hoy, la descubrí de una forma bastante curiosa ….. viendo una película, en la que una familia va viajando en un auto, donde un desafinado padre invita a su familia a seguir la letra, en una especie karaoke, con una maravillosa voz de fondo. A medida que avanza la historia, esa escena se vuelve entrañable. ¿La cinta? : La habitación del hijo (La Stanza del Figlio, aquí está el momento preciso en que la intentan cantar)

¿La canción? Insieme a te non ci sto più (Ya no estoy contigo ), interpretada por la maravillosa Caterina Caselli, cantante nacida de Modena, una de las cantantes más populares de los 60’s en Italia. El tema, que es su favorito de toda su carrera, es del año 1968 y aunque no fue un éxito en su minuto, se ha convertido en una canción de culto, una de las más versionadas en la actualidad.

Y me declaro una fan absoluta del tema (por algo está en esta lista) y uno de mis sueños pendientes es cantarla en un karaoke en algún lugar de Italia…..soñar es gratis. Mientras tanto, mis vecinos son los que disfrutan o sufren cada vez que la canto, con tutti.
Ya no estoy contigo… Cómo terminar con alguien de una manera dignamente irónica, pero a la vez sincera.

Caterina Caselli tiene tres temas que abordan específicamente las fases del amor desamor: Cento Giorni (voy a quererte por 100 días, 100 años, no dejaré de amarte nunca), que refleja la emoción del inicio de una relación; la ternura disfrazada de decepción de las cosas que no resultan en “Insieme a te non ci esto più”; y finalmente , la rabia con aquel que no se tomó muy bien la ruptura “Nessuno me puó giudicare” (nadie me puede juzgar)….nemeno tu (y menos tú). (Les recomiendo escucharlas en ese orden).

La segunda de estas canciones es la que hoy inspira está entrada. Comienza con una potente entrada de orquesta, y de repente, aparece una voz femenina y una melodía poco tradicional, pero la mezcla es perfecta.

El relato empieza sin rodeos : “Ya no estoy contigo, miro las nubes del cielo”. Uno podría pensar que ella se encuentra pensativa y triste porque ya no está con la persona amada; pero luego viene una reflexión que nos deja claro quién terminó con esta historia de amor y quién tiene que sacar todo lo vivido del corazón: “Buscaba en ti la ternura que no tengo, la comprensión que no sé encontrar en este mundo estúpido”. Ella le quiere, muchísmo y sigue buscando laformas de dejárselo en claro “Esa persona no eres más, esa persona no eres tú….el que se va, ¡que daño hace!

Ella tiene el corazón destrozado, pero se quiere muchísimo más a ella misma. Y cómo dijo Violeta Parra. De amor nadie se muere”

“Y cuando me vaya, debes sonreír, no será fácil”.

Cuando quién escucha la canción piensa que ya está mujer le ha dicho todo a quien era hasta hace poco su amor, ella le dedica unas palabras que al principio parecen dulces y poéticas, pero que no terminan de la mejor manera : “Arrastró mis ojos a los torrentes de agua clara, donde beberé . Busco bosques y valles para mi (hasta aquí todo bonito)…., dónde el sol SEA MÁS CÁLIDO QUE TÚ (¿cómo se sentirá alguien a quien le digan eso? Es como un doble fatality o un tiro de gracia al corazón y al ego).

Después de haberse desahogado como quiso con este ser – ahora sujeto de su desilución- , la templanza toma las riendas de la letra y la melodía, y ella le dedica unas palabras de ternura y de esperanza para lo que vendrá: “Y cuando me vaya, debes sonreír, no será fácil, pero sabes, se muere un poco para poder vivir”

Ahí entendemos que para ella tampoco es fácil esta decisión de despedirse de esa persona a la que aún quiere, sólo que no es quien esperaba. Pero sin duda siempre estará en sus recuerdos y en su corazón, como nos marcan todos los buenos y malos amores que pasan por la vida. Por eso al final de la canción, ella se despide diciendo “Hasta luego amor, adiós”….o la italianísima y famosa frase: “Arrivederci amore, Ciao”.
Insieme a te non ci sto più (Compositores: Paolo Conte y Vito Pallavicini; Intérprete Caterina Caselli)

Nota: Y cuando se aprendan esté tema, cántenlo tan fuerte como puedan. Les aseguro que es muy terapéutico.

Enlace letra (y traducción): http://lyricstranslate.com/es/arrivederci-amore-ciao-me-despido-amor-adios.html

Enlace youtube: https://youtu.be/IniLjltbrBE

Enlace Spotify: https://open.spotify.com/track/4ZahkKD992ffpsHUL0RZW6

12. Mi equilibrio espiritual (Equipo 31 minutos – Freddy Turbina), o la canción sobre cómo vencemos nuestros miedos.

¿Una canción infantil en medio de un blog de música? Y ¿por qué no?. En Chile, existen distintos proyectos musicales enfocados al público infantil, pero que tienen la magia de cautivar a niños de 0 a 99 años.  31 minutos es uno de ellos: los conocí  mucho antes de ser madre, y  me convertí en una fan más de este noticiero tan particular, con su humor absurdo, con sus personajes hilarantes  (y un poquito dementes). Y sin duda uno de mis espacios favoritos de este programa, era el ranking top, conducido por Policarpo, un simpático VJ, que nos daba a conocer las últimas novedades en el mundo de la música. Y así fue como conocí a un simpático “cantante” del norte de Chile llamado Freddy Turbina. 

Pd1: además de que me gusta mucho la canción, mi inspiración para escribir sobre ésta,  vino de mi pequeño (también gran seguidor de 31 minutos), quién la semana pasada logró sacarse las alitas en su clase de natación. Para algunos quizás no es gran cosa que un niño que recién cumplió  7 años haga eso, pero para él  y para mi , es un tremendo orgullo. 

Pd1: se vienen más canciones infantiles, porque es un género que tiene grandes temas que me han marcado por ciertas razones. No creo ser la única. 

Sacarle las rueditas a la bicicleta…un antes y un después en la vida.

Aprender a nadar , patinar , hacer un gol en el recreo, dar esa primera voltereta después de esforzarme tanto, y por supuesto , aprender a andar en bicicleta sin las ruedas de apoyo, son momentos que guardamos en nuestra memoria por siempre. Más aún, parte de nuestra autoestima, se va formando por cada uno de estos pequeños grandes logros, que implican muchísimo esfuerzo y dedicación. 

De eso se trata “Mi Equilibrio Espiritual”, de la felicidad de Freddy Turbina, un joven de 23 años, que por fin logra andar sin rueditas en su bicicleta. Debe haberlo intentando por mucho tiempo, pero la admiración que logra en las coristas, en los muñecos y personas que lo observan, hacen que toda espera, haya valido la pena. Toda esta historia es contada en forma de canción, con grandes toques de rock y funk, con una estética muy setentera , con un cantante que es una mezcla de James Brown y Jimmy Hendrix. La voz de Pablo Ilabaca ( fundador de la banda Chancho en Piedra y creador de proyectos musicales infantiles como “Achú”), hace olvidar que el gran Freddy es sólo un títere, ya que logra darle mucha vida e intensidad a este muñeco genial, que nos cuenta sus vivencias y emociones: 

Lo mejor que me ha pasado en mi vida, fue sacarle las rueditas a mi bicicleta, ahora alcanzo mayor velocidad y las chicas se derriten cuando me ven pasar”.

Cómo  todos cuando vencemos un obstáculo, Freddy se siente poderoso, fuerte…y si esto viene acompañado de la admiración del sexo opuesto como valor agregado…mejor.

Soy genial, si él es genial

Sin embargo, en ese momento de plenitud y felicidad máximo, Freddy no se olvida de todo lo que tuvo que sufrir para conseguir su objetivo, que no fue poco: vergüenza, burlas, dolores por las caídas que tuvo.  Pero todo esto lo considera como parte de lo que necesitaba vivir para salir adelante. Y tal como me dijo alguien alguna vez, nuestro avezado ciclista de Chañaral nos recuerda que “el hombre o mujer que cae,es más grande aún que quien no ha caído “. 

Por eso se merece con creces su auto alabanza: “Soy genial  (“si, eres genial”, afirman sus coristas) , inmortal, ya no existen ruedas chiquititas” 

Y lo más importante de todo este proceso para Freddy Turbina, es que, fue capaz de descubrir que ningún obstáculo lo  iba a detener nunca más en la vida, porque conoció un nuevo concepto de felicidad: fue capaz de encontrar su EQUILIBRIO ESPIRITUAL . Bienvenida autoestima, conocimiento, práctica y felicidad a la vida de Freddy y a la de tantos otros que han logrado conseguir algo que les parecía tan lejano.

Y eso es lo que muchos deberíamos aprender de la vida – y en este caso-  de una marioneta con más coraje y determinación  que muchos seres humanos: aceptar  nuestros errores, disfrutar de nuestros logros, y enfrentar los obstáculos que se nos presentan cada dia,  con una mirada positiva  (sean rueditas de bicicleta, alitas en una piscina, dolores, penas o situaciones que nos desbordan). Y al  final del desafío, resultemos o no victoriosos, saber que dejamos  lo mejor de nosotros en el intento. 

¿Ven que no era sólo una simple canción infantil?

Mi Equilibrio Espiritual

Letra “Mi Equilibrio Espiritual” :  https://m.letras.com/31-minutos/263107/
Video Youtube:  https://youtu.be/ASRn1c_Jj24

“Mi Equilibrio Espiritual” en Spotify:  https://open.spotify.com/track/6uwrNagQND3ig9Fqq6hsu4


 

11. Space Oddity (David Bowie), o la canción de una niña que quiso ser cosmonauta. 

Quizás los sueños sean algunos de los tesoros que todos guardamos en el alma, aunque no todos se puedan cumplir: de niña, quería ser cosmonauta. Me vestía con una jardinera (overol, monos) acolchados; me ponía cualquier cosa de casco y quería llegar a ver la Tierra desde allá arriba, como Valentina Tereshkova, una de mis heroínas, famosa en el mundo entero por ser la primera mujer en viajar al espacio, y en Chile inmortalizada por Violeta Parra en “Ayúdame Valentina”.

A miles de kilómetros y con la distancia de un par de décadas, en Inglaterra, David Jones, un veinteañero transgresor, más conocido como David Bowie, también soñaba y creaba canciones basadas en el espacio y se caracterizaba como un ser venido de otra galaxia. Y demostró – con el paso de los años- que fue un hombre que venía de las estrellas, que nos acompañó por 69 veranos y que partió de nuevo en un viaje estelar. Quizás desde qué planeta o estrella nos está mirando ahora. Mientras tanto, para mi vive en decenas de canciones, pero la que más me emociona, es la protagonizada por el incomparable Mayor Tom

Y que el amor de Dios le acompañe

Space Oddity es una historia maravillosa: es la conversación entre quién está a cargo de la Torre de control de un centro espacial y el Mayor Tom, astronauta encargado de realizar un viaje de reconocimiento.

La canción comienza con el control terrestre, quien le da todas las instrucciones previas al despegue al mayor Tom: le pide que se tome sus pastillas de proteínas, que se ponga su casco. Luego le indica que comienza la cuenta atrás, 10, 9…. todos quienes estamos escuchando el tema – gracias a una espectacular combinación de guitarras , sintetizadores y batería , y el amplio registro de Bowie- comenzamos a imaginarnos todo lo que está pasando y nos vamos de viaje junto a este astronauta tan especial , en una aventura increíble. No sin antes, partir con la bendición de quién se encuentra en tierra: “Y que el amor de Dios le acompañe”.

Y las estrellas lucen muy diferentes hoy.

El viaje del Mayor Tom ya no es solo un acontecimiento relacionado con el ámbito espacial. Su control terrestre le cuenta que, sólo con partir en su nave, ya se ha convertido en una celebridad: “y los periódicos quieren saber de quién son las camisas que usa”, le dice. Y le hace una invitación que parece un desafío: “le invito a salir de la cápsula…..si se atreve” .

Y por primera vez en la canción , al fin, escuchamos al Mayor Tom, a quién la fama que está consiguiendo, le importa muy poco. Él, desde que partió su expedición – y más aún al abandonar su nave – tiene su mente y sentidos puestos en el espacio. Y comienza a trasmitir sus vivencias: “estoy flotando de una manera muy particular, y las estrellas se ven de una manera muy diferente hoy”, mientras flota en una lata de aluminio . Bowie logra transmitir esa emoción inicial del Mayor Tom, quién quizás estaba cumpliendo un gran sueño (como lo era para mi, de niña): ser testigo directo de lo que está más allá de nuestras fronteras y ver cómo es el universo.

Sin embargo, esa euforia se va transformando en un sentimiento muy distinto. Le dice a su contacto en la base, algo que observa a la distancia, y que cambiará el curso de la canción….y la vida de este oficial: “El planeta Tierra está triste…y no hay nada que yo pueda hacer”. El Mayor Tom logra evidenciar la impotencia de un hombre (y a la vez de muchos hombres), quien ve como afecta al planeta todo el dolor que causan las guerras, las enfermedades, el hambre, entre otras calamidades . Y esto lo lleva a pensar en tomar una decisión muy difícil y compleja.

“Creo que mi nave sabe cuál es el camino que debe tomar”

A diferencia del comienzo de la canción, cuando era el contacto terrestre quién daba instrucciones y guiaba la conversación, ahora es el Mayor Tom quién toma el protagonismo absoluto en esta historia.

Mientras sigue flotando, a miles de kilómetros de la Tierra, le empieza a plantear a su interlocutor, la posibilidad de dejar todo y quedarse en medio del cosmos, a través de frases como ” Creo que mi nave sabe cuál es el camino que debe tomar “, junto al emotivo mensaje de despedida que el astronauta envía a su mujer y que confirma su decisión: “Dígale a mi esposa que la amo mucho, ella lo sabe”.

El descontrol en la base espacial empieza a ser angustiante: “Base terrestre llamando al Mayor Tom, sus circuitos no funcionan , ¿pasa algo malo?” Y se repite muchas veces la pregunta ¿Puede escucharme, Mayor Tom?

Pero la respuesta no llegará a ese lugar, donde están ansiosos por recuperar el contacto o tener noticias de su oficial. Porque nuestro intrépido viajero, va rumbo hacia la luna, atravesando galaxias, en una travesía que partió siendo un asunto de trabajo y terminó convirtiéndose en una aventura sin fin.

¿Qué harían ustedes si estuvieran en el lugar del Mayor Tom? En mi caso, creo que la decisión no sería muy diferente a la suya. Y me encantaría encontrarme en algún punto del cosmos, con ese hombre magico , que tal como yo, amaba las estrellas, y que – en varios instantes de mi vida – me hizo sentir que viajaba por el espacio, sin moverme de mi casa.

Gracias por transformar los sueños en canción, David Bowie.

Space Oddity (David Bowie)

Letra Space Oddity (inglés y traducida al español): http://www.elportaldelmetal.com/traduccion/space-oddity-david-bowie
Space Oddity Youtube: https://youtu.be/iYYRH4apXDo

Space Oddity Spotify: https://open.spotify.com/track/72Z17vmmeQKAg8bptWvpVG

10. Soy un corazón tendido al sol (Víctor Manuel). Lo que soy, lo que siento.

Hay canciones que nos van identificando a lo largo de la vida, de acuerdo a experiencias . Quizás esos temas, que pasan al lado nuestro mil veces , a pesar de escucharlos por décadas,  no nos damos cuenta que están  ahí.  Y eso es lo que me sucedió con la canción  de hoy, “Soy un corazón tendido al sol”, de Víctor Manuel. No fue un enamoramiento a primer oído, pero , con el tiempo y las circunstancias, se convirtió en un amor de verdad, y en la canción que me identifica en este momento.
                                                                    Víctor Manuel y sus canciones, en mi largo caminar 

              Cuando era muy pequeña  escuché por primera vez “Soy un corazón tendido al sol”, del asturiano Víctor Manuel.  Era una de las pocas canciones del cantante español, que sonaban en las radios chilenas en la década de los 80. Y eso que era mucho menos censurado que Serrat, Silvio, Sabina, y para que decir Luís Eduardo Aute, que se hizo conocido en nuestro país en los años 90 con “slowly”(todos con extensas carreras a sus espaldas, pero sus ideas políticas no eran permitidas en el Chile de entonces).
En esos años , para ser franca, prefería oír “Sólo pienso en tí” y “Bailarina (esta última, aún me cuesta cantarla por la rapidez de su letra). Las escuchaba cuando  mi mamá o quienes nos cuidaba a mis hermanos y a mi, hacían las cosas cotidianas de la casa.  En ese entonces, era muy fan de la esposa de Víctor Manuel, Ana Belén, y cantaba por todos lados el Balancé y Agapimu.

Después, ya de adolescente y en el inicio de la adultez, empecé a conocer al Víctor Manuel comprometido con causas y luchas importantes : En ese entonces comprendí de que se trataba “Sólo pienso en ti”, y aún  me emociono hasta las lágrimas cuando la escuchó, por su sutileza para tratar un tema tan hermoso como lo es el amor entre dos jóvenes con discapacidad mental.  También en esos años me encandilé con “La planta 14”, en la cual el asturiano contaba la sacrificada vida de los mineros y las injusticias a las que se veían sometidos  (“de la tarde amarilla , tres hombres no volvieron) . Y no puedo dejar de mencionar la precursora  “Quién puso más”, que habla del fin de un amor de 30 años, entre dos hombres, que fue escrita en 1980, cuando muy pocos se atrevían a hablar de la homosexualidad. 

Y ahora.

Supuestamente estoy en la mitad de mi vida: he sido hija, hermana, amiga, novia, madre y fui esposa; una mujer como muchas, con sus dolores, fracasos, enfermedades y penas a cuestas. También con alegrías, cariños y sueños cumplidos.

Y en este momento de mi existir, puedo decir con toda sinceridad , que “Soy un corazón tendido al sol”, es la canción que me define perfectamente.

Lo más probable es que a quién le canta Víctor Manuel en su canción, sea a su amada Ana. Para mí, ese gran amor tiene 6 años y es quién me hace vivir.

Mi corazón tendido al sol

En la primera estrofa de esta cancion, Víctor Manuel, se define como “un pobre diablo”, que casi siempre dice la verdad (así me siento yo, no sé si ustedes también). Después dice una frase, que más de alguno de nosotros ha pensado alguna vez:  “Cómo fuego abrasador, siempre quise ser el que no soy”. ¿Hay algo más difícil y a la vez común que asumir la vida (con sus aciertos y errores) y preguntarse el famoso qué hubiera sido si….? Todos quisiéramos cambiar alguna decisión errada.  

Pero también, somos el producto de todo eso que hicimos,asumirlo  y tenemos que adaptarnos a un mundo competitivo donde “es difícil buscar la paz”, porque en general, el lema de nuestra sociedad es “convivir venciendo a los demás” . Y el mundo en que vivimos, “es un buen proyecto para el mal “. Les cuento que esta canción fue escrita hace 38 años, y, por lo visto, las cosas no han cambiado mucho.

Tras esos versos desalentadores (y tristemente verdaderos y actuales), viene uno de los coros y dedicatorias más hermosas que he escuchado. Quizás para mi es más bella aún, porque me identifica totalmente, y pienso en quién me hace escribir, que me ha convertido en un corazón tendido al sol,  y me ha hecho mostrarme tal cual soy: mi hijo: 

“Dejó sangre en el papel/ y todo lo que escribo al día siguiente rompería/ si no fuera porque creo en ti.                                    Y a pesar de todo/ tú me haces vivir/ me haces escribir dejando el rastro de mi alma en cada verso es/un jirón de piel/ Soy un corazón tendido al sol.

Sé dos o tres cosas nada más 

La amistad, tal como lo he mencionado en algunos de las entradas de este blog, para mi es uno de los sentimientos más bellos y fuertes que podemos sentir en la vida. Quizás porque estas relaciones surgen por elección y su base son la lealtad , el respeto y el cariño. 

En la segunda parte Víctor Manuel plantea ésto, diciendo que sabe dos o tres cosas, nada más: la primera “sé con quién no debo andar”; la segunda, “también sé guardar fidelidad”; y la tercera, que sabe quienes son amigos de verdad :”nunca piden nada y siempre dan”.

Esas tres premisas tan simples, pero tan ciertas y sanas, sólo se aprenden después de años de vivir,  de experimentar alegrías y decepciones. Quizás equivocarse y dar malos pasos o cometer errores, es la mejor forma de conocerse, aceptarse de aprender. Y no es tan malo, después de todo. 

Gracias Víctor Manuel, por ayudarme a darme cuenta que , esta pobre diabla que soy, es un corazón tendido al sol.

SOY UN CORAZÓN TENDIDO AL SOL

Letra “Soy un corazón tendido al sol” :  http://www.cancioneros.com/nc/2901/0/soy-un-corazon-tendido-al-sol-victor-manuel-san-jose

Enlace youtube:         https://youtu.be/HV_mA-v51wQ

Enlace spotify: https://open.spotify.com/track/5JqvRoPNTyqBjgTzJ5SC9V