13. Insieme a te non ci sto più. (Paolo Conte – Vito Pallavicini – Caterina Caselli), o como terminar una historia de amor de una forma digna e irónica.

Cuando niña, escuchaba música en  español o en inglés. De adolescente, se revirtió la situación, ganando la música anglo. Y de adulta, y especialmente desde el año 2002, mi lista de idiomas cantarines está encabezado por el italiano, español, inglés y catalán.  Cómo la vida misma, la vida va cambiando.

La música italiana fue un verdadero descubrimiento para mi, aunque siempre estuvo presente en mi vida, gracias a mi mamá, que escuchaba y cantaba canciones de Mina, Nada , Patty Pravo; y por el lado de mi padre, que era fan de Nicola di Bari, Domenico Modugno y Luigi Tenco, entre otros.

Pero mi propio viaje musical por la música italiana, comenzó con una canción llamada Pienseri e Parole de Lucio Battiato. Y una canción lleva a otra , y un artista a otro.  Quizás este amor por la música italiana sea por la belleza y poesía se sus letras, por la intensidad de sus intérpretes, por la musicalidad de sus melodías (ya sea música ligera, clásica, beat progresiva, pop).

Y la canción de hoy, la descubrí de una forma bastante curiosa ….. viendo una película,  en la que una familia va viajando en un auto, donde un desafinado padre invita a su familia a seguir la letra, en una especie karaoke, con una maravillosa voz de fondo. A medida que avanza la historia, esa escena se vuelve entrañable. ¿La cinta? : La habitación del hijo (La Stanza del Figlio, aquí está el momento preciso en que la intentan cantar)

¿La canción? Insieme a te non ci sto più (Ya no estoy contigo ), interpretada por la maravillosa Caterina Caselli, cantante nacida de Modena, una de las cantantes más populares de los 60’s en Italia. El tema, que es su favorito de toda su carrera, es del año 1968 y aunque no fue un éxito en su minuto, se ha convertido en una canción de culto, una de las más versionadas en la actualidad.

Y me declaro una fan absoluta del tema (por algo está en esta lista) y uno de mis sueños pendientes es cantarla en un karaoke en algún lugar de Italia…..soñar es gratis. Mientras tanto, mis vecinos son los que disfrutan o sufren cada vez que la canto, con tutti.
Ya no estoy contigo… Cómo terminar con alguien de una manera dignamente irónica, pero a la vez sincera.

Caterina Caselli tiene tres temas que abordan específicamente las fases del amor desamor: Cento Giorni (voy a quererte por 100 días, 100 años, no dejaré de amarte nunca), que refleja la emoción del inicio de una relación; la ternura disfrazada de decepción de las cosas que no resultan en “Insieme a te non ci esto più”; y finalmente , la rabia con aquel que no se tomó muy bien la ruptura en “Nessuno me puó giudicare” (nadie me puede juzgar)….nemeno tu (y menos tú). (Les recomiendo escucharlas en ese orden).

La segunda de estas canciones es la que hoy inspira está entrada. Comienza con una potente entrada de orquesta, y de repente, aparece una voz femenina y una melodía poco tradicional, pero la mezcla es perfecta.

El relato empieza sin rodeos : “Ya no estoy contigo, miro las nubes del cielo”. Uno podría pensar que ella se encuentra pensativa y triste porque ya no está con la persona amada; pero luego viene una reflexión que nos deja claro quién terminó con esta historia de amor: ” Buscaba en ti la ternura que no tengo, la comprensión que no sé encontrar en este mundo estúpido”. Ella ya no lo quiere, y sigue buscando formas de dejárselo en claro “Esa persona no eres más, esa persona no eres tú…..termina acá….” ¿Puede quedar más claro?

Si, se puede dejar más claro.

“Y cuando me vaya, debes sonreír, no será fácil”.

Cuando quién escucha la canción piensa que ya está mujer le ha dicho todo a quien era hasta hace poco su amor, ella le dedica unas palabras que al principio parecen tiernas y poéticas, pero que no terminan de la mejor manera : “Arrastró mis ojos a los torrentes de agua clara, donde beberé . Busco bosques y valles para mi (hasta aquí todo bonito)…., dónde el sol SEA MÁS CÁLIDO QUE TÚ (¿cómo se sentirá alguien a quien le digan eso? Es como un doble fatality o un tiro de gracia al corazón y al ego).

Después de haberse desahogado como quiso con  este ser – ahora despreciado- , la templanza toma las riendas de la letra y la melodía, y ella le dedica unas palabras de ternura y de esperanza para lo que vendrá: “Y cuando me vaya, debes sonreír, no será fácil, pero sabes, se muere un poco para poder vivir”

Ahí entendemos que para ella tampoco es fácil esta decisión de despedirse de esa persona a la que aún quiere, sólo que no es quien esperaba. Pero sin duda siempre estará en sus recuerdos y en su corazón, como nos marcan todos los buenos y malos amores que pasan por la vida. Por eso al final de la canción, ella se despide diciendo “Hasta luego amor, adiós”….o la italianísima y famosa frase:  “Arrivederci amore, Ciao”.
Insieme a te non ci sto più    (Compositores: Paolo Conte y Vito Pallavicini; Intérprete Caterina Caselli)

Nota: Y cuando se  aprendan esté tema, cántenlo tan fuerte como puedan. Les aseguro que es muy terapéutico.

Enlace letra (y traducción):  http://lyricstranslate.com/es/arrivederci-amore-ciao-me-despido-amor-adios.html

Enlace youtube:   https://youtu.be/IniLjltbrBE

Enlace Spotify: https://open.spotify.com/track/4ZahkKD992ffpsHUL0RZW6

Advertisements

12. Mi equilibrio espiritual (Equipo 31 minutos – Freddy Turbina), o la canción sobre cómo vencemos nuestros miedos.

¿Una canción infantil en medio de un blog de música? Y ¿por qué no?. En Chile, existen distintos proyectos musicales enfocados al público infantil, pero que tienen la magia de cautivar a niños de 0 a 99 años.  31 minutos es uno de ellos: los conocí  mucho antes de ser madre, y  me convertí en una fan más de este noticiero tan particular, con su humor absurdo, con sus personajes hilarantes  (y un poquito dementes). Y sin duda uno de mis espacios favoritos de este programa, era el ranking top, conducido por Policarpo, un simpático VJ, que nos daba a conocer las últimas novedades en el mundo de la música. Y así fue como conocí a un simpático “cantante” del norte de Chile llamado Freddy Turbina. 

Pd1: además de que me gusta mucho la canción, mi inspiración para escribir sobre ésta,  vino de mi pequeño (también gran seguidor de 31 minutos), quién la semana pasada logró sacarse las alitas en su clase de natación. Para algunos quizás no es gran cosa que un niño que recién cumplió  7 años haga eso, pero para él  y para mi , es un tremendo orgullo. 

Pd1: se vienen más canciones infantiles, porque es un género que tiene grandes temas que me han marcado por ciertas razones. No creo ser la única. 

Sacarle las rueditas a la bicicleta…un antes y un después en la vida.

Aprender a nadar , patinar , hacer un gol en el recreo, dar esa primera voltereta después de esforzarme tanto, y por supuesto , aprender a andar en bicicleta sin las ruedas de apoyo, son momentos que guardamos en nuestra memoria por siempre. Más aún, parte de nuestra autoestima, se va formando por cada uno de estos pequeños grandes logros, que implican muchísimo esfuerzo y dedicación. 

De eso se trata “Mi Equilibrio Espiritual”, de la felicidad de Freddy Turbina, un joven de 23 años, que por fin logra andar sin rueditas en su bicicleta. Debe haberlo intentando por mucho tiempo, pero la admiración que logra en las coristas, en los muñecos y personas que lo observan, hacen que toda espera, haya valido la pena. Toda esta historia es contada en forma de canción, con grandes toques de rock y funk, con una estética muy setentera , con un cantante que es una mezcla de James Brown y Jimmy Hendrix. La voz de Pablo Ilabaca ( fundador de la banda Chancho en Piedra y creador de proyectos musicales infantiles como “Achú”), hace olvidar que el gran Freddy es sólo un títere, ya que logra darle mucha vida e intensidad a este muñeco genial, que nos cuenta sus vivencias y emociones: 

Lo mejor que me ha pasado en mi vida, fue sacarle las rueditas a mi bicicleta, ahora alcanzo mayor velocidad y las chicas se derriten cuando me ven pasar”.

Cómo  todos cuando vencemos un obstáculo, Freddy se siente poderoso, fuerte…y si esto viene acompañado de la admiración del sexo opuesto como valor agregado…mejor.

Soy genial, si él es genial

Sin embargo, en ese momento de plenitud y felicidad máximo, Freddy no se olvida de todo lo que tuvo que sufrir para conseguir su objetivo, que no fue poco: vergüenza, burlas, dolores por las caídas que tuvo.  Pero todo esto lo considera como parte de lo que necesitaba vivir para salir adelante. Y tal como me dijo alguien alguna vez, nuestro avezado ciclista de Chañaral nos recuerda que “el hombre o mujer que cae,es más grande aún que quien no ha caído “. 

Por eso se merece con creces su auto alabanza: “Soy genial  (“si, eres genial”, afirman sus coristas) , inmortal, ya no existen ruedas chiquititas” 

Y lo más importante de todo este proceso para Freddy Turbina, es que, fue capaz de descubrir que ningún obstáculo lo  iba a detener nunca más en la vida, porque conoció un nuevo concepto de felicidad: fue capaz de encontrar su EQUILIBRIO ESPIRITUAL . Bienvenida autoestima, conocimiento, práctica y felicidad a la vida de Freddy y a la de tantos otros que han logrado conseguir algo que les parecía tan lejano.

Y eso es lo que muchos deberíamos aprender de la vida – y en este caso-  de una marioneta con más coraje y determinación  que muchos seres humanos: aceptar  nuestros errores, disfrutar de nuestros logros, y enfrentar los obstáculos que se nos presentan cada dia,  con una mirada positiva  (sean rueditas de bicicleta, alitas en una piscina, dolores, penas o situaciones que nos desbordan). Y al  final del desafío, resultemos o no victoriosos, saber que dejamos  lo mejor de nosotros en el intento. 

¿Ven que no era sólo una simple canción infantil?

Mi Equilibrio Espiritual

Letra “Mi Equilibrio Espiritual” :  https://m.letras.com/31-minutos/263107/
Video Youtube:  https://youtu.be/ASRn1c_Jj24

“Mi Equilibrio Espiritual” en Spotify:  https://open.spotify.com/track/6uwrNagQND3ig9Fqq6hsu4


 

11. Space Oddity (David Bowie), o la canción de una niña que quiso ser cosmonauta. 

Quizás los sueños sean algunos de los tesoros que todos guardamos en el alma, aunque no todos se puedan cumplir: de niña, quería ser cosmonauta. Me vestía con una jardinera (overol, monos) acolchados; me ponía cualquier cosa de casco y quería llegar a ver la Tierra desde allá arriba, como Valentina Tereshkova, una de mis heroínas, famosa en el mundo entero por ser la primera mujer en viajar al espacio, y en Chile inmortalizada por Violeta Parra en “Ayúdame Valentina”. 

A miles de kilómetros y con la distancia de un par de décadas, en Inglaterra, David Jones, un veinteañero transgresor, más conocido como David Bowie, también soñaba  y creaba canciones basadas en el espacio y se caracterizaba como un ser venido de otra galaxia. Y demostró – con el paso de los años-  que fue un hombre que venía de las estrellas, que nos acompañó por 69 veranos y que partió de nuevo en un viaje estelar. Quizás desde que planeta o estrella nos está mirando ahora. Mientras tanto, para mi vive en decenas de canciones, pero la que más me emociona, es la protagonizada por el maravilloso Mayor Tom

Y que el amor de Dios le acompañe 

Space Oddity es una historia maravillosa: es la conversación entre quién está a cargo de la Torre de control de un centro espacial y el Mayor Tom, astronauta encargado de realizar un viaje de reconocimiento.  

La canción comienza con el control terrestre, quien le da todas las instrucciones previas al despegue al mayor Tom: le pide que se tome sus pastillas de proteínas, que se ponga su casco. Luego le indica que comienza la cuenta atrás, 10, 9…. todos quienes estamos escuchando el tema – gracias a una espectacular combinación de guitarras , sintetizadores y batería , y el amplio registro de Bowie- comenzamos a imaginarnos todo lo que está pasando y nos vamos de viaje junto a este astronauta tan especial , en una aventura increíble. No sin antes, partir con la bendición de quién se encuentra en tierra: “Y que el amor de Dios le acompañe”.

Y las estrellas lucen muy diferentes hoy.

El viaje del Mayor Tom ya no es solo un acontecimiento relacionado con el ámbito  espacial.  Su control terrestre le cuenta que, sólo con partir en su nave, ya se ha convertido en una celebridad:  “y los periódicos quieren saber de quién son las camisas que usa”, le dice.  Y le hace una invitación que parece un desafío: “le invito a salir de la cápsula…..si se atreve” .

Y por primera vez en la canción , al fin, escuchamos al Mayor Tom, a quién la fama  que está consiguiendo, le importa muy poco. Él, desde que partió su expedición – y más aún al abandonar su nave – tiene su mente y sentidos puestos en el espacio. Y comienza a trasmitir sus vivencias: “estoy flotando de una manera muy particular, y las estrellas se ven de una manera muy diferente hoy”, mientras flota en una lata de aluminio . Bowie logra transmitir esa emoción inicial del Mayor Tom, quién quizás estaba cumpliendo un gran sueño (como lo era para mi, de niña): ser testigo directo de lo que está más allá de nuestras fronteras y  ver cómo es el universo. 

Sin embargo, esa euforia se va transformando en un sentimiento muy distinto. Le dice a su contacto en la base, algo que observa a la distancia, y que cambiará el curso de la canción….y la vida de este oficial: “El planeta Tierra está triste…y no hay nada que yo pueda hacer”. El Mayor Tom logra evidenciar  la impotencia de un hombre (y a la vez de muchos hombres), quien ve como afecta al planeta todo el dolor que causan las guerras, las enfermedades,  el hambre, entre otras calamidades . Y esto lo lleva a pensar en tomar una decisión muy difícil y compleja.

“Creo que mi nave sabe cuál es el camino que debe tomar”

 A diferencia del comienzo de la canción,  cuando era el contacto terrestre quién daba instrucciones y guiaba la conversación, ahora es el Mayor Tom quién toma el protagonismo absoluto en esta historia.  

Mientras sigue flotando, a miles de kilómetros de la Tierra, le empieza a plantear a su interlocutor, la posibilidad de dejar todo y quedarse en medio del cosmos, a través de frases como ” Creo que mi nave sabe cuál es el camino que debe tomar “, junto al emotivo mensaje de despedida que el astronauta envía a su mujer y que confirma su decisión: “Dígale a mi esposa que la amo mucho, ella lo sabe”.

El descontrol en la base espacial empieza a ser angustiante: “Base terrestre llamando al Mayor Tom, sus circuitos no funcionan , ¿pasa algo malo?” Y se repite muchas veces la pregunta ¿Puede escucharme, Mayor Tom?

Pero la respuesta no llegará a ese lugar, donde están ansiosos por recuperar el contacto o tener noticias de su oficial. Porque nuestro intrépido viajero, va rumbo hacia la luna, atravesando galaxias,  en una travesía que partió siendo un asunto de trabajo y terminó convirtiéndose en una aventura sin fin. 

¿Qué harían ustedes si estuvieran en el lugar del Mayor Tom? En mi caso, creo que la decisión no sería muy diferente a la suya. Y me encantaría encontrarme en algún punto del cosmos, con ese hombre magico , que tal como yo, amaba las estrellas,  y que – en varios instantes de mi vida – me hizo sentir que viajaba por el espacio, sin moverme de mi casa.

Gracias por transformar los sueños en canción, David Bowie.

Space Oddity  (David Bowie)

Letra Space Oddity (inglés y traducida al español):  http://www.elportaldelmetal.com/traduccion/space-oddity-david-bowie
Space Oddity  Youtube:  https://youtu.be/iYYRH4apXDo

Space Oddity Spotify: https://open.spotify.com/track/72Z17vmmeQKAg8bptWvpVG

10. Soy un corazón tendido al sol (Víctor Manuel). Lo que soy, lo que siento.

Hay canciones que nos van identificando a lo largo de la vida, de acuerdo a experiencias . Quizás esos temas, que pasan al lado nuestro mil veces , a pesar de escucharlos por décadas,  no nos damos cuenta que están  ahí.  Y eso es lo que me sucedió con la canción  de hoy, “Soy un corazón tendido al sol”, de Víctor Manuel. No fue un enamoramiento a primer oído, pero , con el tiempo y las circunstancias, se convirtió en un amor de verdad, y en la canción que me identifica en este momento.
                                                                    Víctor Manuel y sus canciones, en mi largo caminar 

              Cuando era muy pequeña  escuché por primera vez “Soy un corazón tendido al sol”, del asturiano Víctor Manuel.  Era una de las pocas canciones del cantante español, que sonaban en las radios chilenas en la década de los 80. Y eso que era mucho menos censurado que Serrat, Silvio, Sabina, y para que decir Luís Eduardo Aute, que se hizo conocido en nuestro país en los años 90 con “slowly”(todos con extensas carreras a sus espaldas, pero sus ideas políticas no eran permitidas en el Chile de entonces).
En esos años , para ser franca, prefería oír “Sólo pienso en tí” y “Bailarina (esta última, aún me cuesta cantarla por la rapidez de su letra). Las escuchaba cuando  mi mamá o quienes nos cuidaba a mis hermanos y a mi, hacían las cosas cotidianas de la casa.  En ese entonces, era muy fan de la esposa de Víctor Manuel, Ana Belén, y cantaba por todos lados el Balancé y Agapimu.

Después, ya de adolescente y en el inicio de la adultez, empecé a conocer al Víctor Manuel comprometido con causas y luchas importantes : En ese entonces comprendí de que se trataba “Sólo pienso en ti”, y aún  me emociono hasta las lágrimas cuando la escuchó, por su sutileza para tratar un tema tan hermoso como lo es el amor entre dos jóvenes con discapacidad mental.  También en esos años me encandilé con “La planta 14”, en la cual el asturiano contaba la sacrificada vida de los mineros y las injusticias a las que se veían sometidos  (“de la tarde amarilla , tres hombres no volvieron) . Y no puedo dejar de mencionar la precursora  “Quién puso más”, que habla del fin de un amor de 30 años, entre dos hombres, que fue escrita en 1980, cuando muy pocos se atrevían a hablar de la homosexualidad. 

Y ahora.

Supuestamente estoy en la mitad de mi vida: he sido hija, hermana, amiga, novia, madre y fui esposa; una mujer como muchas, con sus dolores, fracasos, enfermedades y penas a cuestas. También con alegrías, cariños y sueños cumplidos.

Y en este momento de mi existir, puedo decir con toda sinceridad , que “Soy un corazón tendido al sol”, es la canción que me define perfectamente.

Lo más probable es que a quién le canta Víctor Manuel en su canción, sea a su amada Ana. Para mí, ese gran amor tiene 6 años y es quién me hace vivir.

Mi corazón tendido al sol

En la primera estrofa de esta cancion, Víctor Manuel, se define como “un pobre diablo”, que casi siempre dice la verdad (así me siento yo, no sé si ustedes también). Después dice una frase, que más de alguno de nosotros ha pensado alguna vez:  “Cómo fuego abrasador, siempre quise ser el que no soy”. ¿Hay algo más difícil y a la vez común que asumir la vida (con sus aciertos y errores) y preguntarse el famoso qué hubiera sido si….? Todos quisiéramos cambiar alguna decisión errada.  

Pero también, somos el producto de todo eso que hicimos,asumirlo  y tenemos que adaptarnos a un mundo competitivo donde “es difícil buscar la paz”, porque en general, el lema de nuestra sociedad es “convivir venciendo a los demás” . Y el mundo en que vivimos, “es un buen proyecto para el mal “. Les cuento que esta canción fue escrita hace 38 años, y, por lo visto, las cosas no han cambiado mucho.

Tras esos versos desalentadores (y tristemente verdaderos y actuales), viene uno de los coros y dedicatorias más hermosas que he escuchado. Quizás para mi es más bella aún, porque me identifica totalmente, y pienso en quién me hace escribir, que me ha convertido en un corazón tendido al sol,  y me ha hecho mostrarme tal cual soy: mi hijo: 

“Dejó sangre en el papel/ y todo lo que escribo al día siguiente rompería/ si no fuera porque creo en ti.                                    Y a pesar de todo/ tú me haces vivir/ me haces escribir dejando el rastro de mi alma en cada verso es/un jirón de piel/ Soy un corazón tendido al sol.

Sé dos o tres cosas nada más 

La amistad, tal como lo he mencionado en algunos de las entradas de este blog, para mi es uno de los sentimientos más bellos y fuertes que podemos sentir en la vida. Quizás porque estas relaciones surgen por elección y su base son la lealtad , el respeto y el cariño. 

En la segunda parte Víctor Manuel plantea ésto, diciendo que sabe dos o tres cosas, nada más: la primera “sé con quién no debo andar”; la segunda, “también sé guardar fidelidad”; y la tercera, que sabe quienes son amigos de verdad :”nunca piden nada y siempre dan”.

Esas tres premisas tan simples, pero tan ciertas y sanas, sólo se aprenden después de años de vivir,  de experimentar alegrías y decepciones. Quizás equivocarse y dar malos pasos o cometer errores, es la mejor forma de conocerse, aceptarse de aprender. Y no es tan malo, después de todo. 

Gracias Víctor Manuel, por ayudarme a darme cuenta que , esta pobre diabla que soy, es un corazón tendido al sol.

SOY UN CORAZÓN TENDIDO AL SOL

Letra “Soy un corazón tendido al sol” :  http://www.cancioneros.com/nc/2901/0/soy-un-corazon-tendido-al-sol-victor-manuel-san-jose

Enlace youtube:         https://youtu.be/HV_mA-v51wQ

Enlace spotify: https://open.spotify.com/track/5JqvRoPNTyqBjgTzJ5SC9V

  

9. ¿Què volen aquesta gent? (María del Mar Bonet-Lluis Serrahima): El dolor de una madre y una joven vida truncada.

¿Puede existir dolor más grande para una madre, que la muerte de un hijo? Y más aún,  despertar de madrugada y verlo morir, perseguido, por pensar distinto, por defender sus ideas. Sólo me imagino que se puede sentir una pena indescriptible, una   rabia inmensa. 

De eso trata “¿Qué volen aquesta gente?” (¿Qué quiere esta gente?), un poema del catalán Lluís Serrahima, con música  e interpretación de la mallorquina María del Mar Bonet. Serrahima se basó  en una historia real para su composición: la muerte del estudiante madrileño Rafael Guijarro.

Rafael Guijarro, y su vuelo hasta la muerte. (¿Suicidio o asesinato?)

Año 1967: Rafael Guijarro era un joven madrileño, estudiante de Graduado Social y que trabajaba como guardia de un centro de salud.  ¿Su “pecado”? : pertenecer a un grupo político contrario a la dictadura de Francisco Franco, lo que era considerado un delito, casi una sentencia de muerte en esos tiempos.  Por esa razón, el joven fue detenido por la policía y llevado a su casa, de madrugada , para realizar un allanamiento.

Y para Rafael Guijarro, esa sentencia se ejecutó, en su propia casa , en presencia de su madre y con un ventanal como testigo de lo que ocurrió. Y aún no se sabe la verdad ¿Rafael se arrojó por la ventana o fue lanzado desde ese piso seis por los agentes represores? 

En una entrada anterior, se hace mención a un hecho similar, que le sucedió a Julian Grimau (pero el sobrevivió a la caída), quién inspiró a Violeta Parra a escribir ¿Qué dirá el Santo Padre?

Un año después de que se publicó la canción que da título está entrada, en 1969, el joven estudiante Enrique Ruano,  de 21 años, también en Madrid, murió en circunstancias similares, supuestamente lanzándose por un balcón.

La muerte de Rafael apareció en un periódico, bueno, para la prensa de ese entonces, sólo murió un comunista más.  

Demasiadas coincidencias. 

¡Malditas sean todas las dictaduras y sus métodos infames por acallar al que piensa distinto!

El poema / canción 

A diferencia de lo que ocurrió en la historia que inspiró este tema, la canción describe la llegada de agentes represivos al hogar de un estudiante, y éstos tocan a la puerta,  al alba (Rafael Guijarro estaba detenido y fue llevado a su casa). De repente, su madre sale, en bata y sin entender nada , a abrir la puerta. Ahí se comienza a preguntar, en un principio asombrada “¿Qué quiere esta gente que llama de madrugada? La interrogante se repetirá varias veces, al final de cada estrofa, cambiando la intensidad de la pregunta de acuerdo a los acontecimientos que irán ocurriendo.  Les dice a los agentes que su hijo está en su pieza. 

Pero la sorpresa inicial de la madre, pasa a ser desconcierto, cuando se entera de que su hijo es buscado por participar en actividades políticas, ya que ella “sabía muy poco de todas las esperanzas, de su hijo estudiante,que  bien comprometido estaba”. Ahí, esa madre, angustiada, empieza a recordar algunos cambios en el comportamiento de su hijo:  por ejemplo, que cada día hablaba menos y que lo veía muy  agitado, especialmente en la noche…… Ahora entiende que esperaba esa llamada que llegó esa madrugada.

De la angustia al horror

Mientras esta mujer intenta entender qué es lo que está sucediendo en su casa, pasa algo terrible: su hijo “se lanza” por el ventanal, cayendo muerto al piso. Todos los que observan este terrible hecho, se quedan mudos y perplejos, con excepcion de dos personas:  aquel agente que comandaba la operación de búsqueda, que mira con una especie de satisfacción la escena desde el mismo ventanal; y por supuesto esa madre destrozada, que chilla desconsoladamente, fuera de si, presa del dolor inmenso : “¿Qué quiere esta gente que llama de madrugada?”.

¿Què volen aquesta gent? (Lluís Serrahima / María del Mar Bonet)

Notas: 

– La canción, cuando fue publicada, fue censurada por la dictadura franquista .  No podía ser tocada en las radios y menos en conciertos. 

– Escogí  la versión de María del Mar Bonet y Quilapayún, en los enlaces de youtube y spotify, porque aquí  en Chile, durante años, en las casas de muchos compatriotas, habían familias enteras, aterradas y que rogaban para que nunca, llegara  esa llamada de madrugada.

– Letra ¿Què volen aquesta gent? en catalán: http://www.cancioneros.com/nc/2090/0/que-volen-aquesta-gent-lluis-serrahima-maria-del-mar-bonet

– Letra ¿Què volen aquesta gent? en español: http://lyricstranslate.com/es/qu%C3%A8-volen-aquesta-gent-%C2%BFqu%C3%A9-quieren-estas-personas.html

– Youtube ¿Què volen aquesta gent? : https://youtu.be/oYV-yMG-19M

– Spotify ¿Què volen aquesta gent?:  https://youtu.be/oYV-yMG-19M

8. Canción de Invierno (Silvio Rodríguez)…  La dureza de la rutina: “Hacer de la lástima amores eternos ” (Interpretación muy personal)

  • Dedicado a tantas mujeres víctimas de la violencia, o que han vivido reprimidas,  a las que están y a las que ya partieron. También para aquellas que se conformaron con una existencia sin sobresaltos, por el miedo a vivir. 

A veces decir la verdad de lo que ocurre en un hogar, es muy difícil para quién vive situaciones opresivas….y es más fácil decirle al mundo que todo está bien. Es deber de todos nosotros  que no existan más mujeres que sean devoradas por el invierno.

Silvio Rodríguez está en mi Olimpo de cantautores. Es de aquellos seres que inspiran (en mi caso a aprender a tocar la guitarra y escribir) y que quedan tatuados a fuego en la memoria musical.  
A medida que la vida va avanzando,de las experiencias que pasamos y las que  observamos, una va redescubriendo y reasignando significado a las canciones de Silvio, porque crecemos, porque del amor juvenil, del compromiso político inicial, la madurez nos va convirtiendo en sujetos más conformistas, más cómodos.

Y de eso trata la canción elegida hoy, “Canción de invierno” (o casi Gladys, Carmen y un poco de todos), que refleja la realidad de millones de mujeres en el mundo: la violencia, el conformismo y la represión. Una realidad dolorosa, a la que nos vemos sometidas muchas de nosotras en la adultez, ya sea por el trabajo, por las relaciones sentimentales que escogemos, y por el peso de una rutina que, en muchos casos, es insoportable.

“Vienes de la tarde cansada de un jueves” (tus días son todos iguales).
En esta canción, Silvio tiene un rol de observador y a la vez, participaante:  una especie de conciencia de esta mujer de mediana edad,  que es la protagonista de esta historia.

En un principio, este amigo imaginario , la consuela, después de un arduo  y frio día, pero a la vez , le recuerda que su vida monótona,  la está esperando : ” Los muebles , tu perro y millones de ojos, están como siempre esperando tu vuelta..”

Y termina está primera parte -supuestamente reconfortante – con una frase tan breve como tajante ” Te espera lo mismo, el sueño ha pasado”

A veces ¿Es mejor callar?

 De repente esta conciencia  – que había sido tan afable en el inicio de la canción – empieza a demostrar  poco a  poco su enojo , lo que va acompañado por la mayor intensidad y rapidez en el sonido de la guitarra.  Esta voz omnipresente se indigna ante  la pasividad y conformismo de esta mujer, a la que vamos descubriendo como un ser sumiso, infeliz, reprimido, cargada con un montón de responsabilidades a las que no quiere renunciar para no perder su zona de confort.  Por eso quién la observa, con ganas de remecerla y de sacarla por un momento se su metro cuadrado, le tira a la cara estás palabras llenas de rabia y  verdad : ” Te sientas y cenas y todas las culpas, te dan con un peso mayor que tus fuerzas…Hasta que eres débil y tapas tu boca”. ¿Mejor no hablar de ciertas cosas, para mantener todo en orden? Para la mujer de esta historia, parece que le es más fácil seguir así (por lo visto en un matrimonio tan infeliz como cómodo para ella), quizás para evitar una discusión, un golpe, o simplemente, la soledad.

El enfrentamiento 

En la tercera estrofa, la guitarra ya no está  sola…el dulcimer, los teclados y la percusión se suman a este reproche hecho canción , que se puede deducir a estas alturas,  no proviene de una voz interna, sino que va adquiriendo forma humana: la de un amante, un antiguo amor, un amigo, un hijo o un vecino, que ve cómo la vida de esta mujer se va consumiendo día a día en una cotidianeidad insana, que la va minimizando, cosificando, desgastando y le dice “mientras con tus horas , revuelves cenizas”… para que ella recuerde que existió un pasado mejor, un tiempo que probablemente fue más dulce, dónde tenía menos ataduras y las emociones a flor de piel ….y podía darse ese gran lujo de ser más feliz con menos comodidad….y sin reprimirse.

Pero ese recuerdo fue solo un destello, porque nuevamente el “hablante ” se dirige a ella, la enfrenta, en algunos momentos con mucha ironía: “No importa mentirse para ser felices, hasta que un deseo se meta en tu lecho (será él amante  o alguien que quiere que lo tenga); más ¿qué estás pensando?… te tapas el pecho”. Esas palabras deben ser muy dolorosas para alguien que se encuentra inmersa en una situación así, en una trampa  de costumbre – cansancio – violencia- inmovilismo y represión.  

Sólo nos queda saber si , alguna de estas verdades, logran traspasar  el estructurado esquema de la mujer, que no es más que un reflejo de miles de personas, que están más cerca de lo que creemos. Lamentablemente 

La resignación 

Tras este largo monólogo, en el que no se ha percibido ninguna respuesta, nuestro narrador empieza a dar muestras de cansancio….aunque aún lanza sus dardos cargados de ironía, por si ella reacciona: “Pero necesitas quedar bien con todos….todo que no sea bien contigo misma”……Y como última esperanza le envía una sentencia desgarradora, pero también la invita  a sentir….aunque sea algo difícil  de manejar (y que es una de las frases que más me han marcado de Silvio): “LA ANGUSTIA ES EL PRECIO DE SER UNO MISMO ” (más vale construirse o rearmarse en medio de una vida compleja y  saber quién eres – aunque sea incierto y doloroso existir – , a pasarse años y años fingiendo, soportando algo o a alguien que no soportas o que no te agrada. Sufriendo en silencio, encubriendo una realidad falsa)

Pero, lamentablemente, por lo que podemos deducir , ella no escucha nada desde el otro lado del cristal que se ha creado. Un muro de resignación tan poderoso, que la va envolviendo hasta el punto de la anulación total, del abandono y de la distorsión de la realidad.  Hasta que al final, tras tanta farsa y daño, la termina tapando el invierno .

 Como a millones de mujeres, durante miles de inviernos….
Letra Canción de Invierno: http://www.cancioneros.com/nc/178/0/cancion-de-invierno-o-casi-gladys-carmen-y-un-poco-de-todos-silvio-rodriguez

 Canción de Invierno Youtube:  https://youtu.be/ED_E6gXXk6w

Canción de Invierno Spotify:  https://open.spotify.com/track/3Wu96e2B20d82EHgD8N2dT

7. Anthem (Deep Purple)….la intensidad hecha balada/o la canción  que creí que cantaba Elvis. 

En mis años de adolescencia, Deep  Purple era para sinónimo de Rock  pesado, una banda de música estridente, de temas de más de 4 minutos de duración, en fin, representaban lo que – en ese entonces – era mi parte menos favorita del género . Gracias a la vida crecí y un par de años después caí bajo las garras de Led  Zepellin y empecé  a conocer y admirar ese mundo. Pero eso vendrá en otra historia . 

Volviendo a lo que da nombre a está entrada, una tarde de invierno, tras regresar del colegio, cuando tenía más o menos 14 años, estaba en mi pieza escuchando un cassette (para quienes no sepan , fueron los antecesores de los cd’s), con una selección de temas de los años 70… y de repente empezó  a sonar una balada que se me quedó  grabada por siempre en el corazón: comenzaba con una introducción hecha como por el mismísimo Juan Sebastián Bach, en un órgano Hammond (una de mis debilidades musicales) , después aparece la voz profunda de ….Elvis (para mi en ese entonces), una guitarra electroacústica suave pero majestuosa, un bajo increíble, y una batería que aparecía como una fuerza de la naturaleza.  

Seguí prestándole atención más a la musicalidad del tema que a su letra, aunque habían frases que no me podían dejar indiferente, como por ejemplo ” trayéndome lágrimas a estos ojos cansados, ojos que no puede  llorar más” , lo que indicada que estaba ante una balada tan triste , pero musicalmente tan perfecta, que el dolor del pobre “Elvis” (y sus coristas), en ese momento, me tenía sin cuidado , más aún cuando nuevamente empezaban a ensamblarse todos los instrumentos que aparecían  al principio ….y de repente…… me sentí  como en el cielo: un solo de Hammond, al que se le iban sumando poco a poco un par  de contrabajos, platillos , violines…..un solo de guitarra eléctrica potente, solemne , espectacular, con los instrumentos de música clásica como majestuoso fondo  ….para terminar en una explosión mágica de sonidos y virtuosismo ejecutante, rock puro y duro .  La música barroca hecha rock!!! Fue una de las más grandes revelaciones musicales en mi vida! Hasta el mismo J.S se hubiera sentido orgulloso de inspirar una joya como ésta, como su mismo nombre lo indica , un himno a lo que es la belleza musical. Esto es, señoras y señores, ANTHEM, de Deep Purple.

Y no era Elvis……

Cuando escuché por primera vez Anthem, internet era una especie de sueño que sólo era una realidad en unos monitos animados de antaño llamados “Los supersónicos”.

Así es que en esos años sólo tuve la opción de preguntar por aquí  y por allá, (tarareando su melodía más de una vez), el nombre de la canción  “que me había dado tanta alegría” (como dice uno de sus versos). Y también  descubrí que el supuesto “Elvis”, era (es), un chiquillo inglés de 20 años, llamado Rod  Evans (con ese vozarrón increíble, cómo no lo iba a confundir con Mr. Presley). Evans junto al bajista Nico Simper, al baterista Ian Paice , al tremendo  guitarrista Ritchie Blackmore y al grandioso tecladista John Lord, formaban Deep Purple, en 1968, cuando grabaron el ( casi impronunciable) disco “The Book of Taliesyn”, donde aparece la maravillosa Anthem.
Después de esa primera aproximación musical  – casi infartante –  con la canción y luego que me la grabaran  en un cassette de cromo (la tecnología más avanzada de la época), decidí darle una oportunidad a la letra que cantaba este muchacho con tanto sentimiento.  Así es que con mi dicciónario de inglés al lado (y gracias a mi querida Miss del colegio), de a poco empecé a armar un puzzle que, al descifrarlo, me dejó  de regalo más de una lágrima…..porque  no sólo la música era hermosa…..la letra era absolutamente conmovedora, con una mezcla de pérdida, dolor, y una esperanza que está conducida al fracaso, que en su conjunto, serían capaz de conmover hasta al  ser más insensible.

Amada inmortal vs moribundo sin esperanza (¿o ambos?)

John Lord y su Hammond nos anuncia que se viene una noche más oscura que otras. Evans, más bien el narrador de esta historia, nos cuenta que, en esta hora triste, el viento de la noche sopla suavemente. Y en la primera estrofa descubrimos el porqué de esa oscuridad y tristeza…..por el recuerdo de esa chica que le dio tantas alegrías….y que ya no está junto a él. 

Y si bien todas las rupturas y separaciones son dolorosas, la plasmada magistralmente en Anthem, nos muestra lo más desgarrador del amor:  cuando a tus ojos no le quedan más lágrimas, cuando te llegas a enfermar de tanto sufrir, cuando los pensamientos perturbadores te abruman. O cuando , en el momento final de la vida, vuelve a la mente y el corazón, ese ser a quién tanto amamos y perdimos, o quizás se fue de este mundo antes que nosotros. 

Pero a pesar del dolor inmenso – con ese viento suave de la noche como único testigo – resurge esa esperanza, ese último deseo , tan salvador como improbable, pero que al final es lo que nos mueve a la mayoría de quienes pasamos por este mundo y quizás sea lo único que ansiemos antes de partir: ver por última vez , a ese ser maravilloso, quién nos regaló tanta felicidad. 

“Si el día solo viniera,
entonces, quizá aparecieras,
incluso aunque te fueras pronto,
después, cuando hubiera alcanzado tu mano.

Si te pudiera ver.
Si sólo te pudiera ver.
Para saber si te estás riendo o estás llorando”

¿Puede ser más barroca (incluso este tema me recuerda a muchos pasajes de obras de Charles Dickens), desgarradora y perfecta una canción  de rock? Creo que simplemente…. Es imposible.
Anthem (letra en inglés): https://www.musica.com/letras.asp?letra=301577

Anthem (traducida) :                     http://letras-traducidas.net/anthem-deep-purple-himno-nacional/

Anthem youtube (subtitulada):   https://youtu.be/qkPiK6tKYjY

Anthem Spotify:  https://open.spotify.com/track/5Umq1zAmNYuE2o9oG6R1bR